Desde el Blog

Suscríbete por RSS

La imprudencia de los políticos

21 junio 2010 (2)

Pobre política. No hay conversación en la que no salga mal parada. Todo el mundo culpa a los políticos de la crisis económica, de la pérdida de valores, de la desilusión social, del desempleo. Incluso de que llueva o que nieve.

– ¿De que llueva?, me pregunta mi hija Elisa, al oírme protestar como un cascarrabias ante algunos comentarios leídos en el periódico sobre el sueldo de los políticos.

Seguir leyendo en Canal Sur Web – 21 junio 2010

Etiquetas:

2 Respuestas a “La imprudencia de los políticos”

  1. Hace poco, pude preguntar en persona a Juan José Millás, si el cubata de media tarde era verdad o simplemente era una fantasia literaria; reconozco que me decepcionó al decirme que era una fantasía literaria, que no prueba el alcohol.

    De la misma forma, desconozco si la hija del poeta “Elisa” existe o no, lo que no tengo dudas es que se trata de una fantasía literaria, tan recurrida en los tiempos actuales.

    Viendo lo que se ve hoy día en la calle, considero un lujo innecesario recurrir a la fantasía literaria, pues la realidad supera toda ficción. He leído el post del poeta, pero fiel a mis principios no haré comentario político alguno; hace tiempo descubrí que era perjudicial para mi tensión arterial, la cual debo cuidar con mimo.

    Pero para que veamos por donde van los tiros en esta sociedad actual, contaré una anécdota, acaecida ayer: Hace dos semanas terminé mi primera novela. Aunque tengo algunos libros de poesía publicados y cuento con editor, en novela soy un profano, por lo que escribí a una reconocida agente literaria. Quería saber como funcionaba todo este mundillo y bueno, por que no decirlo, ofrecerle la obra (La cual no mandé).

    Ayer recibo un correo de la agente, me dice muy amablemente que me cobrará X euros por leerla, ahora bien, eso no quiere decir que le pueda interesar, que eso ya sería otro cantar. En este momento está concursando en algún prestigioso premio literario, siempre es mejor tentar a la suerte que dejarse robar, os lo aseguro.

  2. Fran dice:

    Mira que Platón le echaba la culpa de todo a los poetas.