Desde el Blog

Suscríbete por RSS

Horizontes nublados y sucios

18 Septiembre 2016 (2)

Si la felicidad poética es hacer posible lo imposible, la tristeza política es convertir lo posible en un imposible.

Hay días en los que uno no sabe lo que escribir, porque el saber es un estado de ánimo, además de una colección de conocimientos, ideas y experiencias. Parece que la solución más fácil en esos momentos es no escribir; pero cuando uno es escritor y está comprometido con un libro, o con un poema, o con un artículo, el no escribir es una forma de renuncia.

 

Seguir leyendo en infolibre:

http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2016/09/18/

horizontes_nublados_sucios_54843_1023.html

2 Respuestas a “Horizontes nublados y sucios”

  1. Gleiber dice:

    Vaya… También estoy de acuerdo con la opinión sobre aquella del ´´escritor comprometido“. Muchas gracias.

  2. J.K. dice:

    Que la corrupción es una lepra que de una vez hay que erradicar ninguno lo cuestionamos. Pero pensar que quien lo consiga sea precisamente el Psoe, partido que en la actualidad tiene encausados 1230 cargos públicos y ha logrado con los ERE un nada desdeñable fraude de 740 millones de euros parece solamente posible si al rojo le llamamos blanco y a Robin Hood Julio Iglesias. Yo creo, admiradísimo Luis, que no debías permitir a la tendenciosidad nublarte la razón, máxime siendo tú una mente lúcida imprescindible.
    Cualquier día deberíamos intentar definir qué entiende un ciudadano normal por corrupción y luego preguntarnos por qué ninguno de los partidos inmaculados persigue a los grandes corruptores (constructoras, inmobiliarias, etc) y se obsesionan únicamente con los corrompidos. Me parece de una hipocresía atroz ignorar que rara es la adjudicación de una obra oficial de presupuesto estratosférico si no hay sobres que permitan la baja condicionada a posteriores reformados salvajes. Si alguien calculara el dineral que entre todos pagamos a estos blindados defraudadores nos quedaríamos asombrados de la cifra. Acosar a los políticos deshonestos, sí, pero ignorar estas otras prácticas porque el entramado de intereses es muy espeso resulta bochornoso. ¿Queremos limpiar del todo o solo barrer al adversario político que pillamos robando?