dudosa geografía urbana

Égloga de los dos rascacielos

egloga2rascacielos

Título: Égloga de los dos rascacielos

Autor: Luis García Montero

Año de publicación: 1984

Lugar:

Editorial: Colección romper el cerco

Égloga de los dos rascacielos

(fragmento)

A Javier Egea,

cómplice de estupor.

Lamentaban dos dulces rascacielos

la morena razón de su desgracia,

bajo el sol del invierno. Mi ciudad

escuchaba en su voz la ineficacia

de un amor que vencido por los celos

otorga duelo y quita libertad.

Tú, lector de esta Edad,

confundido en la masa,

que al regresar a casa

del trabajo, sin ninguna ilusión,

te detienes un punto en la estación

del Metro, o tú que vuelves con la prensa,

triste de corazón,

en un sucio autobús sin recompensa;

tú, irascible lector, que por la prisa

y a causa de Rutina ya no sientes

querella ni motín, si has olvidado

lo sabio que fue ser adolescentes

con tentación de amor y de sonrisa,

escucha el lamentar desconsolado,

el trágico cuidado

de estos dos edificios,

que perdieron juicios

para ganar entrañas y fatiga

-a pesar de ser hierro, piedra, viga-

por una Ninfa ingrata. Los olvidos

de su dulce enemiga

te confian, lector, enternecidos.