La incultura como programa político

Al poeta Miguel Hernández no le dejaron estudiar. La leyenda repitió durante años que la pobreza familiar había impedido su permanencia en los centros escolares; pero no era verdad. La razón fue que su padre consideraba el estudio como algo peligroso para el pueblo y que los libros debían reservarse para las élites destinadas a…

Leer más

Las alianzas, el amor y la policía

Me he puesto mi anillo de boda para escribir este artículo. Siento ahora su policía dorada bajo los ojos, mientras los dedos se mueven por las teclas del ordenador. No es que me controle de forma autoritaria. La policía tiene que ver, según la etimología y el diccionario, con el buen orden, la limpieza en el…

Leer más

El verdadero reto de la política

He mirado el reloj, van a ser las nueve. Llegué a la sala de espera de urgencia a las cuatro de la tarde. Después de su ingreso, me pidieron el nombre y el teléfono. Aguarde ahí, ya le avisarán. El trato amable de la persona que atiende en la ventanilla de recepción y la cortesía…

Leer más

Perder la vergüenza

El sentido del ridículo es propio de personas con buen sentido y supone una conciencia de respeto a la comunidad. Igual que el amor, el sentido del ridículo confirma que nuestra identidad resulta inseparable de la mirada de los otros, una necesidad de reconocimiento en la que juegan un papel importante la comprensión y el…

Leer más

Lo público es una forma de intimidad

Este artículo empieza a hablar pensando en ti. En los momentos de amistad más ambiciosa, las palabras podrían imaginarse que hablan de ti, que forman parte de tu intimidad y tus afanes. Si se tratase de un poema, las palabras se atreverían a decirlo. Pero una precaución pudorosa no se atreve aquí, en esta columna,…

Leer más

Madrid, madrid, madrí

  Da gusto pasear, ver a tanta gente y sentir la alegría de vida y prosperidad que circula por las calles, por esta calle Serrano, piensa don Wenceslao de la Torre, que acaba de salir de la notaría después de comprar tres pisos, tres buenos pisos, un poco caros, algo más de lo que había…

Leer más

Calma y firmeza

La política democrática debe evitar que en su vida cotidiana el Estado de Derecho sea sustituido por el Estado de Ebriedad. La calma y la búsqueda de acuerdos no son refugios de la cobardía, sino fruto de una toma de conciencia sobre la utilidad de la política. Quienes intentan desacreditarla para evitar cualquier tipo de regulación democrática procuran…

Leer más

Sin dejar a nadie atrás

Algunas frases hechas se repiten de forma inevitable en la actualidad hasta convertirse en estribillo. Justifican una opinión, simplifican argumentos, concentran los debates amplios en un punto de especial importancia. De todas las frases hechas, como no podía ser de otra manera, hay algunas que me gustan más que otras. La creación de sentido pone en juego…

Leer más

La verdadera España vacía

Cuidémonos de las nuevas formas de analfabetismo porque son muy viejas. Cuando observo la realidad y analizo muchas ofertas mediáticas, algunas declaraciones políticas y algunos presupuestos autonómicos poco respetuosos con la educación pública, me reafirmo en la tristeza de comprobar las importantes inversiones que hacen nuestras sociedades en las nuevas formas de analfabetismo. Enseguida recuerdo…

Leer más

El perdón, los pecados y la historia

Extrañarse de que un católico pida perdón por sus pecados es desconocer el sentido del sacramento de la confesión. Extrañarse de que una política neoliberal se sorprenda ante la necesidad de repensar el pasado es desconocer que su concepto del tiempo supone una mercancía: se parece mucho a los objetos de usar y tirar. Con…

Leer más

Los asombros y la tristeza democrática

Tenía razón Jorge Luis Borges al señalar con modesta alegría que todo ser humano es un descubridor. Borges no era modesto, pero su sabiduría le ayudaba a apreciar los sucesos modestos de la vida. No hace falta descubrir un continente o navegar por el espacio para reconocer que convivimos con el asombro. Los lectores no olvidamos…

Leer más