dudosa geografía urbana

El presente perpetuo – EL PAIS Andalucía

Las habitaciones de hotel se han convertido en una extensión de nuestra casa. Estemos donde estemos, rodeados de muebles caribeños o de cortinas asiáticas, la pantalla del ordenador nos devuelve a la rutina. Además de las fotos familiares, ahora nos llevamos de viaje las discusiones cotidianas y la actualidad política. Se pueden seguir paso a paso los capítulos de nuestras corrupciones, nuestra crisis económica y nuestros éxitos deportivos. Habitamos en el nosotros inmenso de Internet.

Seguir leyendo en EL PAIS Andalucía 17/10/2009

3 Comments

  1. Abelardo Martínez el 20 octubre 2009 a las 11:17

    Interesante artículo que invita cuanto menos a la reflexión. Lo dividiría en tres partes diferenciadas: Cambio climático, Internet y pobreza en el mundo.

    El cambio climático es un hecho que nadie puede ya obviar. El planeta está sujeto desde hace muchísimos años a una serie de agresiones que nosotros mismos producimos, que es cuestión de años para que las consecuencias sean cada vez más devastadoras. Es como el enfermo que sabe que se está matando a si mismo, pero prefiere seguir con sus hábitos perjudiciales antes que ceder a su placer interno. Cuando al fin, le ve las orejas al lobo, ya suele ser demasiado tarde.

    Internet, vaya palabra y lo que significa. Reconozco que todos nos valemos de este medio, para informarnos, para comunicarnos, para darnos a conocer y hasta para arruinarnos la vida en algunos casos. Las personas con cierta inclinación natural a las adicciones (Juego, sexo, promiscuidad, chats, etc.) tienen el medio idóneo para descuidar su familia, sus obligaciones, su dinero y hasta su autoestima. Las personas además que por cualquier motivo: Cultural, político, social, deportivo, y hasta personas anónimas que tienen colgadas fotos en internet, son presa fácil de desarmados que pueden utilizar a su antojo fotografías e información simplemente para hacer mal y hacerse pasar o decir cosas que jamás dijo o hizo el usurpado.

    Pobreza y más en los tiempos que corren. Vivimos una época de constrastes. La imagen más surrealista que he visto en mi vida, está en Picassent(Valencia). En la misma puerta de entrada a la prisión, justo enfrente, a escasos veinte metros hay un campo de golf de superlujo. En una parte las alambradas, las rejas, las familias de internos que llegan a visitarlos, la guardia civil, etc. y en la parte de enfrente campos verdes, transitados por gorditos de avanzada edad, carritos autopropulsados, coches de lujo en el parking. Dos mundos totalmente opuestos separados por una veintena de metros. Contrastes de la vida y es cierto, los extremos se tocan casi siempre.



  2. Raúl Rosado el 27 octubre 2009 a las 12:22

    Pues sí, interesante este mundo de internet, parece que puedes encontrarlo todo, informarte sobre cualquier cosa…. en cambio yo… hoy me levanté deseando encontrar unos versos de su último libro, dicho versos trataban sobre el beneficio de la lectura o su significado, si mal no recuerdo eran versos de Ángel González… me maravillaron. Sé que esta en el libro pero mi cumpleaños es el día 8 y creo que me regalaran «Mañana no será lo que Dios quiera»… ( estoy deseando, el regalo, no tanto el cumplir un año más)…. en fin… que no todo se encuentra en internet.
    Magnífico su participación en el programa «El público lee».

    Gracias, un saludo.



  3. Abelardo Martínez el 29 octubre 2009 a las 10:55

    Perdonarme que vuelva a entrar aquí sin permiso.

    Al igual que he hecho hace un rato, con Antonio Fraguas «Forges», aprovecho para felicitar de corazón a Luis García Montero, por el premio que a ambos le ha concedido el gremio de libreros de Madrid, en su caso por el libro «Mañana no será lo que Dios quiera».

    Mi más sincera enhorabuena.