dudosa geografía urbana

La nieve y la política – Canal Sur Web

Mi hija Elisa mira caer la nieve por la ventana. La verdad es que es todo un espectáculo, sobre todo en ciudades que no están acostumbradas a que el frío se paralice por unos segundos, el cielo se ponga blanco y empiecen a caer los copos con la lentitud de las cosas atadas.

Sigue leyendo en Canal Sur Web – 11 enero 2010

2 Comments

  1. Abelardo Martínez el 12 enero 2010 a las 03:12

    La verdad, admiro de Luis esa complicidad con su hija Elisa, supongo que una adolescente, espabilada y lista, se nota. Mi hija me adora, lo se, pero nunca demuestra esa complicidad, ni puedo hablarle de literatura ni de política; me diría… eres patético, sin mala fe, pero lo dice de vez en cuando; cosas de la edad me imagino.

    Esta mañana, recogí en su casa a Carlos Marzal, íbamos hacia un programa de radio que estábamos los dos invitados. Por el camino, hablamos de literatura, del tiempo, de los hijos, de todo un poco; era una mañana fría pero soleada. Estaba nervioso en el programa, no se, pero no era mi día; pero bueno salio bien. Lo bueno de la poesía, es que no sabes muchas veces ni la ideología de los demás, ni puñetera falta que hace; esa es la grandeza; lo que la separa de la política, tema tabú en el mundo literario, al menos para mi.

    Supongo que Elisa, al igual que mi hija, tienen las ideas que sus padres le inculcaron de pequeñas, no a la fuerza, si no con el razonamiento; con la palabra, la afinidad y el cariño; solamente así se puede hablar de política, solamente.

    La nieve, es buena, siempre lo fue, no hay que empañarla ni ensuaciarla con la suciedad de la política, no lo merece. Esta mañana, la ciudad estaba preciosa, fría pero soleada. A lo lejos, se veía el monte aun con algo de nieve; hablamos de los proyectos, de la familia, de los amigos, de la amistad, de poesía… pero nunca de política, no lo merece.



  2. Elio Boncar el 12 enero 2010 a las 13:47

    ¡Cuanta razón tiene usted! Yo suscribiría todo su comentario, pero donde dice «política» pondría «políticos». Los dirigentes políticos (todos) con los cuales nos ha tocado sobrevivir representan la peor cara del género humano, su cara oscura: son hipócritas, mentirosos, no tienen escrúpulos … Adelante, pués, y hablemos de la amistad, de cine, de poesía, viajes, situaciones y anécdotas graciosas de la vida cotidiana, de enfermedad, de solidaridad, etc, etc. Por suerte hay mucha vida más allá de la política.