dudosa geografía urbana

Nuestras últimas cartas – diario Público

Pocas cosas producen tanta emoción histórica como la lectura de las últimas cartas escritas, horas antes de su ejecución, por numerosos republicanos. Las palabras conservan el calor de un tiempo en el que la conciencia de la historia y la dignidad personal estaban unidas a la política. Dispuestos a no caer en la desesperación, con un pudor discreto que conmueve mucho más que un grito, los condenados pretendían ofrecer un testimonio de decencia. Las víctimas consolaban a sus familiares y a la vez arrojaban una botella al mar del futuro. El futuro y la decencia eran todavía para ellos artículos de primera necesidad.

Seguir leyendo en diario Público – 25 abril 2010

2 Comments

  1. Ramón Rozas el 26 abril 2010 a las 22:53

    Está en gallego pero creo que se entiende perfectamente, este artículo fue publicado hace unos meses en Diario de Pontevedra a raíz de la presentación de un volumen de cartas de republicanos gallegos fusilados tras el golpe militar y recogidas por Xesús Alonso Montero. En breve saldrá una reedición donde se incluirán más de estas cartas escalofriantes y repletas de dignidad.

    Cartas
    Foron berros na escuridade. Palpexar duns instantes finais. Momentos nos que a vida esvaece sen máis motivos que a sinrazón do home, a luxuria da violencia e o axuste de contas a través da miserable superioridade que otorgan as armas. O volume de cartas que onte presentou Xesús Alonso Montero nun emocionante acto do Ateneo de Pontevedra, recolle as últimas palabras daqueles que unhas horas máis tarde acabarían fusilados a carón dun muro nos primeiros momentos da Guerra Civil. Os seus testemuños posúen unha forza descomunal, esa forza que da o saber o que aconteceu só uns poucos instantes despois e que os mesmos que escribían xa coñecían. Ler algunhas delas é o mellor argumento para defender esa Lei de Memoria Histórica á que moitos se enfrontan, quizais por que ningún deles recibiu unha carta como as que aquí se atopan. Pais que lle falan ós seus fillos, homes que se despiden das súas donas…, preguntas e máis preguntas as que ninguén foi quen de respostar e para as que aínda hoxe non existen respostas. Entre as súas liñas escorregan as bágoas valentes daqueles defensores da lexitimidade que fixeron súa a bandeira da honestidade ata o fin. Arrepíase o corpo con cada ollada a esas despedidas, con cada unha desas firmes palabras nas que se recolle toda unha forma de presentarse ante a vida, de enorgullecerse dela, e de deixar ós seus familiares un compromiso exemplar.



  2. Lucio Terán el 3 mayo 2010 a las 21:33

    Pocas cosas producen tanta emoción histórica como la lectura de la carta de mi abuelo a mi abuela desde su taller de fontanería, mientras se escondía porque los republicanos lo querían asesinar.

    Las palabras autógrafas conservan el calor de un padre de familia honrado que lloraba pensando en jugar con sus hijos, en ver crecer a sus hijos. Numerosos republicanos le buscaban para asesinarle a sangre fría y reflejan un tiempo en el que la conciencia de la historia y la dignidad personal estaban unidas a la política.

    Mi abuelo no estaba en ningún bando. Mi abuelo era un honrado dueño de un taller de fontanería dispuesto a no caer en la desesperación, con un pudor discreto que conmueve mucho más que una consigna que hoy se quiere defender rídiculamente por gente arribista que no vivió la contienda y sus miserias horribles, y su carta ofrece un testimonio de decencia. Era una víctima que consolaban a sus familiares y a la vez arrojaban una botella al mar del futuro. El futuro y la decencia eran todavía para ellos artículos de primera necesidad.

    Saludos.