dudosa geografía urbana

Los cuidados

En política deja de ser respetable muy rápido aquello que no tiene que ver con el amor.
El viernes pasado, a las ocho de la tarde, caí en el foso de un teatro. En un segundo cambia todo, uno se ve dominado por el vértigo y por una sucesión de acontecimientos que ya no puede controlar. En la caída no se pierde la conciencia, pero cualquier idea o cualquier sensación desembocan en la espera de un final. A ver cómo acaba esto. En la meditación de la convalecencia, los episodios pueden ordenarse. Al hacer inventario uno recuerda el golpe que fracturó la rodilla izquierda y el que dañó el hombro derecho. Uno recuerda también la sensación de la propia debilidad, la conciencia de pasar a depender de los demás.
Seguir leyendo en infoLibre:

 

2 Comments

  1. Peristei el 12 junio 2016 a las 13:55

    Buenas tardes, antes que nada Luis, te deseo una pronta y buena recuperación, las fracturas suelen ser muy dolorosas y exigen un tiempo largo de convalecencia y rehabilitación, aunque con ese zumo de limón y ese cariño de familia y amigos todo es más llevadero, verdad?
    Estamos en este planeta solos y sólo nos tenemos los unos a los otros, por qué entonces se nos olvida…?
    A mí tú artículo me parece dedicado, sobre todo con una llamada de atención, a los que están solos, son frágiles no tienen ni quien les cuide y que tampoco les importan a nadie.
    Un fuerte abrazo.



    • Luisl el 19 junio 2016 a las 08:33

      Sí, amigo, los cuidados son una respuesta humana al desamparo