Conviene pensar bien qué significan los aplausos desde los balcones y las calles dedicados a los trabajadores de la sanidad. Porque significan muchas cosas. En primer lugar, reconocimiento a personas con nombres y apellidos que se arriesgan y esfuerzan en los hospitales para atender a otras personas enfermas, también con nombres y apellidos. Por eso cualquier solución que pase por debilitar o poner en duda los derechos sociales de las personas deja de tener sentido. En segundo lugar, se reconoce la importancia de la salud como espacio que vertebra todos los sectores de la sociedad: economía, trabajo, ocio, vida social y familiar…

Seguir la lectura en infoLibre:

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/03/22/los_sindicalistas_105182_1023.html