En un artículo que quiere destacar los méritos de los españoles, conviene empezar de forma precavida reconociendo que, como cualquier pueblo, tenemos muchos defectos. Y ya que estamos en Semana Santa, podemos recordar que la tradición católica nos ha hecho sufrir más de un calvario. Así es, pero no me cambio por un calvinista, ni me siento cómodo con el individualismo protestante, ni mezclo la moral con el sometimiento a la economía, ni soy capaz de abandonar a los más viejos o a mis hermanos como si las persianas de los honrados comercios que abren todas las mañanas tuviesen más que ver con la vida que el corazón. No, el corazón no se cierra. Los comercios sí.

Seguir leyendo en infoLibre:

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/04/12/

en_espana_mejor_pueblo_105801_1023.html