Para cualquier persona que trabaje por el bien común, por encima de intereses mezquinos o consignas ideológicas, la dignidad de la política supone un valor imprescindible. Cuando digo «por encima de valores ideológicos», no pretendo dudar de las ideas, principios, credos y lealtades, sino poner estos impulsos al servicio de la realidad y del bienestar de la ciudadanía. Más que en arrebatos místicos, puritanos o hímnicos, la dignidad de la política se asienta en una clara conciencia del Estado.

seguir leyendo en infoLibre:

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/05/31/

la_necesaria_dignidad_politica_107275_1023.html