¿Qué quieres ser de mayor?, preguntan los mayores a los jóvenes, casi siempre para evitar preguntarse cómo eran ellos en su juventud. ¿Qué voy a ser de mayor?, se preguntan los adolescentes más serios cuando dejan que la responsabilidad entre poco a poco en los ingenuos deseos infantiles. La vida, por mucho que esté rodeada de circunstancias, es siempre una responsabilidad. El maravilloso narrador peruano Julio Ramón Ribeyro, meditando sobre su tabaquismo, confesaba que había empezado a fumar para vivir más intensamente y, sin embargo, había acabado viviendo para fumar. No es un proceso extraño. La perversión del deseo y las ambiciones está a la orden del día cuando los días se desordenan. Pasan los años, y el patriota conservador que quiso dedicarse a la política para servir a España es capaz de causarle cualquier daño para seguir cultivando su soberbia en la política. Y también hay izquierdistas, vocingleros o no, que acaban hermanados con los poderes más prepotentes y clasistas, sacrificando el pudor a su engreimiento.

seguir leyendo en infoLibre:

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/11/29/

las_vocaciones_calderon_bonsai_los_palos_del_sombrajo_113809_1023.html